CUANDO EL ARTE SE HACE VIDA

Crear, sentir,escribir y poder compartirlo con todo aquel que se acerque a esta página. Hacer del arte vida,en un viaje finito o infinito, para llegar muy lejos o volver al mismo sitio, apenas sin recuerdos, apenas recordado...

lunes, 6 de agosto de 2018

GRITO 2



Muchos de los cuadros que se realizan persiguen el fin de dejar boquiabierto al espectador y, a fe mía, que lo consiguen. Algunos suelen ser cuadros perfectos en técnica y ejecución – maravillosos al paladar primero y muy digeribles después. Otros suelen ser de dimensiones enormes, a veces colosales, casi catedralicias, y algunos más están repletos de materiales  más o menos extraños o bien de un realismo perfeccionista que raya con el virtuosismo. Ya lo he dicho su fin principal es lograr que abramos la boca en un enorme ¡¡¡OHHH!!!
            Suelen gustar a la gran mayoría, sobre todo a esa gran mayoría que ha visto poca pintura y suele guardar grandes colas cuando la tele anuncia que tal o cual exposición temporal de tal o cual genio intemporal hay que verla. Esa mayoría se planta ante aquellos cuadros que son para ojear e incluso mirar y ver lo fácil, lo superficial, lo que no requiere viajar hacía dentro y sueltan so ¡ohhh…! Y se van al de al lado y dicen ¡qué bonito ¡ … En ningún momento me estoy refiriendo a estilos ni a movimientos, sólo hablo de “esos cuadros”. También es verdad que, algunas veces, nos equivocamos y alguno de esos cuadros tiene cuerpo y alma, lo que resulta maravilloso, pero no suele pasar con excesiva frecuencia.
            En la otra parte están los cuadros que no se hicieron para “abrir bocas”, sino, más bien, para “abrir almas”. Suelen ser más “feos”, “más primitivos”, más descuidados y, a veces, mucho más duros y desagradables, pero suelen tener el sabor en sus posos y son sinceros y desgarrados y mucho más pasionales y auténticos.
Ante ellos la gente suele pasar de largo, con prisas y mirándolos de reojo. Debe ocurrir así por lo difícil que resulta enfrentarse a uno mismo y mirarse bien dentro, sin obviar la mugre y las purulencias. Desde luego es más agradable mirarse en un espejo limpio y ver “lo guapos que estamos”. Pasar sin mirar es uno de los sinos de nuestros tiempos; eso que solemos llamar prisa y que es mucho más fácil que necesario.         
            Particularmente yo prefiero quedarme con los cuadros que persiguen “abrir almas”, porque en ellos encuentro mucha más pureza. Ante los primeros también abro la boca, por supuesto, pero evito decir ¡ohhh ¡ y al despedirme de ellos suelo mirarlos de reojo y sin hacerles ningún guiño especial.

martes, 30 de agosto de 2016

SIRIA


En cinco años de contienda, entre 250.000y 470.000 personas han muerto por culpa de la guerra y unos 250.000 niños viven en una situación de asedio.Entre los muertos hay alrededor de 80.000 civiles, incluyendo 13.500 niños. Más de un millón de personas han resultado heridas.También hay 13,5 millones de personas, de una población de 23 millones -antes de la guerra- que han tenido que abandonar sus casas y más de 4,8 millones de refugiados en los países vecinos...
 Uno de cada tres niños sirios no conoce otro ruido que el de los fusiles y más de dos millones de niños no van a la escuela...

SIRIA

Nosotros y ellos, entre un huracán de metales
que suenan a hueco en nuestras memorias.
Hollín chorreando sobre las banderas y el polvo
cubriendo la tierra de un disfraz de sombras.

Un trozo de tul sobre el negro pelo
y la danza del miedo que pronto has de aprender,
porque se han disuelto la vida y las risas
y, tras de las cornisas, la muerte se esconde.

El trueno limpió de pasos las calles
y el viento arrastró sueños y palabras.
El fuego se esparce por el horizonte
y ciega los ojos de un niño que ayer me miraba.

Ceguera y silencio. Silencio.
                                             Tan sólo el silencio.

 

viernes, 13 de mayo de 2016





PALABRAS

Aún no tienen nombre.

Llámales piedra o agua,
o bien, hierba o jilguero…
Puedes llamarles vida.

Son sólo palabras:
llovizna de caricias muchas veces,
otras, en el corazón diluvio.

Son sólo palabras,
para despertarnos.

martes, 29 de diciembre de 2015

NUEVO LIBRO



Comencé a escribir los primeros versos de este poemario, allá por junio de 2010 en un pequeño cuadernillo artesanal y sobre él, continué haciéndolo hasta el mismo mes del 2011. 
 
Presenté un puñado de estos poemas, más o menos la mitad, al premio de poesía García de la Huerta de Zafra, 2011-2012 y resultaron ganadores del mismo, siendo publicados en el 2012 en la colección Cuadernillos de Intramuros con el número 16. 
Ahora, ha visto la luz el poemario completo, corregido e ilustrado, y publicado por Beturia ediciones, en noviembre de 2015.

Se puede decir que lo integran poemas breves y directos, muy visuales. Casi ocurrencias de instantes, pero que, en su sencillez,  guardan la trascendencia de muchos  silencios profundos. Como bien apunta el profesor y poeta José Iglesias Benítez en su prólogo, su hilo conductor es la naturaleza.  A través de un recorrido por las cuatro estaciones del año, encontraremos multitud de imágenes contemplativas que, también nos dejarán entrever  otras miradas más profundas. Así, podremos descubrir que, en estas miradas, se encierran mensajes de esperanza, cantos a la libertad y a la tolerancia; a la verdad, a la humildad y a la sencillez. Críticas a la insolidaridad y al egoísmo, referencias a la lucha, a la fertilidad, al amor y a la fugacidad del tiempo y de la vida… 

Os dejo aqui su portada, junto a alguna de mis ilustraciones y los poemas a los que acompañan estas.





embeleso

¡Anidad
sobre mis hombros
golondrinas!

Y sentiré
la ilusión de un vuelo.


desencanto

Enmudeció
el verdecillo.
Oscureció
la esmeralda.
Se secaron
los helechos…


Hoy
con pena
he comprendido
que la esperanza
no
es
verde.


"Primavera en La Serena" (Campanario-Badajoz)

"Primavera en La Serena" (Campanario-Badajoz)
Enlace a artistas plasticos extremeños.

http://diegocampanario.artelista.com

http://diegocampanario.artelista.com
Retrato de mis hijos

Retrato de Paz